Sáb. Sep 23rd, 2023
    Los propietarios de vehículos eléctricos pueden enfrentar costos de reparación más altos y tiempos de espera más largos

    Un nuevo estudio ha revelado que los propietarios de vehículos eléctricos (EV) pueden enfrentar costos de reparación más altos y tiempos de espera más largos en comparación con los conductores de vehículos de motor de combustión interna (ICE). Si bien los EV tienen menos piezas móviles que los vehículos tradicionales, hay otros factores que contribuyen a los costos aumentados.

    Uno de los principales desafíos para los propietarios de EV es la falta de talleres de terceros dispuestos y capaces de reparar automóviles eléctricos con batería. Los talleres dispuestos a realizar reparaciones de EV necesitarían hacer inversiones substanciales para satisfacer las necesidades específicas de estos vehículos. La complejidad de los automóviles eléctricos, combinada con la escasez de técnicos capacitados, crea desafíos durante las reparaciones.

    Los EV funcionan con sistemas de alto voltaje que van desde 400 hasta 800 voltios. La manipulación incorrecta por parte de técnicos no capacitados puede ser peligrosa, aumentando el riesgo de descargas eléctricas e incendios. Debido a los requisitos de seguridad únicos, se necesitan equipos y capacitación especializados para abordar estos problemas de manera efectiva.

    La escasez de electricistas de automóviles a nivel mundial agrava el problema. La falta de mano de obra calificada y talleres independientes resulta en una dependencia de talleres franquiciados, lo que puede resultar en mayores costos de reparación y tiempos de espera más largos. Estos factores contribuyen al aumento de los precios de los seguros, lo que hace que la propiedad de un EV sea más costosa para aquellos que consideran hacer la transición.

    Además, los propietarios actuales de EV también pueden enfrentar desafíos cuando se trata de reparar puntos de carga para EV. La posible falta de técnicos disponibles para esta tarea específica podría ocasionar más retrasos e inconvenientes.

    Para hacer frente a estos problemas, se requerirán inversiones significativas en programas de capacitación para técnicos y la creación de una red de instalaciones de reparación especializadas. Solo con el apoyo y la expansión de talleres independientes y profesionales capacitados se podrán reducir los costos de reparación y los tiempos de espera para los propietarios de EV.

    Fuente: CarScoops