Prueba: Hyundai Atos

Hyundai lanzó al Atos en julio. Las primeras unidades ya están llegando al país y ya lo probamos en su versión Sky pero con motor 1.0. Lo bueno y lo malo, a continuación. 


Por fuera y en líneas generales, es un citycar que pasa desapercibido completamente. Hasta que lo miras y no podes dejar de observar el diseño raro que tiene, y que cuanto más lo mirás, más agradable a la vista es. En el frontal desde la versión Premium se ubican los faros camineros que son casi tan grandes como las ópticas principales en los extremos de la parrilla, los cuales aconsejamos encenderlos junto a los principales ya que tienen un haz de luz débil.

Visto de perfil, enseguida llama la atención la línea de la ventana. Es ascendente hasta la segunda puerta, donde hay un quiebre hacia abajo. Los neumáticos son de la medida 165/70 R14 y tiene tazas plásticas. Si bien es un modelo de bajo coste de producción, algunas soluciones que tomaron rivales no aparecen: tiene cuatro tuercas en las ruedas, dos limpiaparabrisas y eyectores decentes. Mide 3.610 mm de largo, 1.645 mm de ancho y 1.560 mm de alto, con una distancia entre ejes de 2.400 mm. 

En la zona posterior los faros son enterizos. El portón únicamente se abre desde la llave o desde el interior, no hay ningún botón en él. La capacidad de carga es de 235 litros. Por debajo de una tapa se ubica el neumático de auxilio temporal.


Puertas adentro, presenta un planteo muy sencillo y que suena conocido. Todos los plásticos son duros aunque de calidad buena, que supera a varios rivales. El tablero se compone de tres elementos de buena visibilidad: el tacómetro, velocímetro y computadora de a bordo que se comanda mismo desde el tablero. El medidor de combustible es digital. El volante es fijo y tiene comandos para la radio y telefonía. 

En la consola central cuenta con una pantalla de 7" instalada en origen con Apple CarPlay y Android Auto. Es exclusiva de la versión Sky, ya que versiones inferiores ofrecen una pantalla de iguales dimensiones pero instalada localmente y sin estos dos últimos sistemas. Por debajo se encuentran los comandos del aire acondicionado manual. En la zona de la palanca de cambios se encuentran los controles de los cuatro levantavidrios eléctricos, solución similar a la utilizada por el Kia Soluto (leer prueba).

Los pasajeros delanteros van a ir cómodos a nivel de espacio para piernas y anchura, pero las butacas son altas. Aquellos mayores a 1,80 metros tendrán dificultades para ver la totalidad del tablero. De todas formas, las butacas son aptas para viajes largos. El espacio trasero es bueno, las piernas no tocan nunca el asiento de adelante.


El primer impulsor y el que montaba esta unidad (de configuración única y no comercializada) es un 1.0 litros de tres cilindros en línea y 12 válvulas que puede entregar 66 Cv de fuerza a las 5.500 rpm y un torque de 94 Nm a las 3.500 rpm. Se acopla a una transmisión manual de cinco marchas y la tracción se dirige a las ruedas delanteras. El tanque de combustible es de 35 litros.

La versión Sky que se vende en las concesionarias no llega con ese motor, sino que con un 1.1 litros de cuatro cilindros en línea y 16 válvulas que puede entregar 69 Cv a 5.700 rpm y 99 Nm de torque a las 3.000 rpm. También se acopla a una transmisión manual de cinco marchas. En otros mercados se puede asociar a una transmisión manual robotizada. 

Apenas encendemos el motor nos encontramos con un motor que para ser tres cilindros no transmite tantas vibraciones al interior, pero si ruido. Desde bajas vueltas el sonido se cuela al interior.


Si bien es un auto urbano, en ciudad podría ser más ágil. La primera marcha es corta pero el escalonamiento del resto no fue hecho para este motor. En otras palabras, hay que usarla más tiempo que solo para romper la inercia ya carece de respuesta en la zona baja del tacómetro. Se empieza a despertar a partir de las 4.000 vueltas. El consumo obtenido en este ámbito fue de 6,2 l/100 km (16,1 km/l). 

Salir a ruta no es una actividad para la que haya sido pensado y es notorio. A 110 km/h el motor gira en quinta marcha a unas 3.600 rpm, muy arriba en vueltas, de todas formas el consumo es bajo: 4,8 l/100 km (20,8 km/l). Para adelantar en ruta hay que estar seguro. En tercera no se puede porque llega al corte antes, así que hay que poner cuarta. De 80 a 120 km/h demora 16 segundos. 



Dinámicamente en ciudad es correcto. La dirección está asistida de forma que todas las maniobras se puedan realizar con facilidad y rapidez, y el radio de giro es reducido. Las suspensiones son blandas y filtran bien las grietas o pozos de las calles. Sin embargo, en ruta muestra la segunda cara de la moneda. Es inestable y hay que estar corrigiendo la dirección constantemente ya que es sensible a los vientos generados por la velocidad misma. 

En este ámbito sigue contando con una asistencia de sobra, y la suspensión que es cómoda en ciudad hace que ante curvas se incline de forma pronunciada. Los frenos son de discos sólidos adelante y tambores atrás, se fatigan rápido pero la respuesta del pedal es buena.



El equipamiento de seguridad del Hyundai Atos Sky se compone de:
  • 2 Airbags (frontales)
  • Frenos ABS+EBD
  • Control de estabilidad y tracción
  • Inmovilizador
  • Bloqueo central desde la puerta del conductor
  • Anclajes ISOFIX para sillas infantiles
  • Cinco apoyacabezas 
  • Cinco cinturones inerciales de tres puntas
  • Limpiaparabrisas trasero
  • Desempañador trasero
  • Sensores de estacionamiento traseros
  • Cámara de retroceso
En tanto, el de confort:
  • Aire acondicionado manual
  • Radio con pantalla táctil de 7" de origen
  • Apple CarPlay y Android Auto
  • Computadora de a bordo
  • Cuatro levantavidrios eléctricos
  • Espejos eléctricos
  • Volante fijo multifunción
  • Llave tipo Keyless
  • Espejos color carrocería con señaleros
  • Luces regulables en altura

Con este nuevo Atos, Hyundai vuelve a ingresar en un segmento donde años atrás por un corto periodo de tiempo tuvo dos participantes: el Eón y el i10. Ya ninguno de esos dos se vende ya que tuvieron su reemplazo en todos los mercados y es este. 

Es el acceso de gama a la familia Hyundai, pero está lejos de lo que esta empresa demostró que puede hacer en otros autos superiores en tamaño. Si buscabas un citycar de esta marca pero el Grand i10 te quedaba grande, bienvenido sea el nuevo Atos, uno de los tres participantes con ESP del segmento A.

Lo bueno:
  • Equipamiento de confort
  • Es de las pocas opciones del segmento con ESP
  • Consumos
  • Habitabilidad interior
  • Confort de marcha
  • Calidad del interior
Lo malo:
  • Respuesta del motor en baja
  • Comportamiento en ruta
  • Un rival ya ofrece 4 airbags de serie
Precios y garantía:

0 Comentarios:

Publicar un comentario