Juego de disfraces: así es el nuevo Toyota Supra

El Toyota Supra de quinta generación se presentó de forma oficial hace unos días en el Salón Internacional del Automóvil en Detroit. Las entregas comienzan sobre fin de año. 

En la parte frontal estrena un nuevo lenguaje de diseño deportivo que no se parece en nada a los últimos Toyota ni a los rasgos de diseño nipón, ahora el lápiz de diseño se contagió de Europa. Capó largo, bajo y un habitáculo llevado hacia atrás, dejando una parte restante muy pequeña, como los últimos deportivos. Finalmente se encuentra un alerón integrado de bordes curvos. 

Los pilotos traseros se van ensanchando a medida que se acercan a los extremos, y por debajo encontramos molduras difusoras y doble salida de escape cromada. La distribución de peso es 50:50. En definitiva, estamos ante el primo coupé del Z4 Roadster (ver nota). 


Este es el resultado del trabajo de tantos años por parte de Toyota para volver a tener un Supra: aquel auto que tiene fans alrededor del mundo y que estaban ansiosos de que volviera, aunque, como es de esperar, no era precisamente este auto el que querían. Perdió personalidad. El interior es completamente un BMW, hasta los controladores de los limpiaparabrisas. 

El volante es el mismo que se puede encontrar en un Serie 1, al igual que los controles de la radio, aire acondicionado, selector de marcha, pantalla multimedia y su interfaz, aunque por razones obvias, no te muestra un BMW sino un Toyota. 

El impulsor, en tanto, es el 3.0 litros de seis cilindros en línea TwinPower Turbo BMW de inyección directa "High Precision Injection", control variable de válvulas VALVETRONIC y control variable de los árboles de levas doble VANOS. Puede entregar 340 Cv. Se acopla a una transmisión automática deportiva de ocho marchas Steptronic y la tracción se dirige a las ruedas traseras. Acelera de 0-100 km/h en menos de cinco segundos. 

0 Comentarios:

Publicar un comentario