Prueba: Volkswagen Vento Highline 1.4 TSI Tiptronic

El Volkswagen Vento se lanzó hace tan solo algunas semanas en Uruguay. Fuimos uno de los primeros medios en probarlo. Con este auto, se completa la escalera de sedanes de la firma alemana en Uruguay, que empieza con el Gol, sigue con Virtus y finaliza con el evaluado hoy. Antes de la prueba, un poco de historia. 

Si lo llamáramos Jetta sería su séptima generación. Pero nosotros lo llamamos Vento. Este último nace en 2005 como el sedán familiar del segmento C (compacto) derivado del Golf V, hatchback del mismo segmento con el que compartían plataforma PQ35, lenguaje de diseño y motorización además de interiores. Se produjo en México y fue el encargado de que hoy en día haya muchos usuarios fanáticos del Vento. Para su época era un auto generalista revolucionario tanto por calidad, como por motorización y chasis. Se le podía llamar "el sedán del Golf". 

Luego llegó la segunda generación, en su comienzo perdía elementos que ya eran distintivos del Vento cómo era el hecho de compartir plataforma con un Golf, la suspensión independiente trasera y los frenos traseros de discos, pero esta pérdida no duró mucho, ya que meses más adelante volvió a contar con los últimos dos mencionados. Ya no era aquel auto que supo enamorar al público, la competencia de sedanes compactos había aumentado y cada vez era más difícil sobresalir del montón. 

Tercera generación, la evaluada en el día de hoy. Definitivamente no se acerca nada al primer Vento. Ahora luce líneas modernas pero sobrias a la vez. Involuciona en materia de suspensiones ya que cuenta de nuevo con un eje trasero rígido pero cuenta con la plataforma MQB del Golf VII. Para quienes aún siguen confiando en los sedanes y no en los SUV es una movida rara por parte de Volkswagen. Lo que nos hace pensar en lo siguiente: entonces es este Vento, ¿el sedán del Golf o el auto de Tiguan? te lo contamos, a continuación. 


Por fuera mantiene un alto nivel de sobriedad, es auténtico de Volkswagen. Aunque debo reconocer que este diseño cambia más radicalmente que como lo hizo la anterior generación en su momento. Fue creado para no quedar antiguo con el paso del tiempo. En el frontal, todos los Vento tienen faros LED. En los comfortline son de tipo reflectores y se denominan "ECO LED", mientras que en nuestra unidad son de proyectores denominados "FULL LED". No son ni autoadaptables, ni ajustables en altura. 

El perfil lateral es la zona más atractiva del auto. Cuenta con un nuevo diseño de llantas de 17" bicolor sobre neumáticos 205/55 R17 Bridgestone que a mi parecer realmente lucen bien, sobre todo con este color azul metalizado. Mide 4.697 mm de largo, 1.799 mm de ancho y 1.459 mm de alto. La distancia entre ejes es de 2.686 mm, tan solo 35 mm más que el sedán ubicado en un escalón menor: el Virtus. 

La zona posterior está bien lograda. Los faros tienen influencia Audi en su diseño, interiormente están compuestos de LED. La boca de carga del baúl es generosa, como la capacidad de carga, que es de 510 litros. Por debajo está el auxilio temporal de la medida T125/90 R16. Las bisagras están a la vista, no tienen un sector donde esconderse, y por ellas pasan cables. Podrían haber utilizado otro recurso. Finalmente se encuentran dos salidas de escape falsas, la verdadera está debajo del plástico de la supuesta salida izquierda. 


Si pasamos al interior vamos a encontrarnos siempre con el mismo interior: family feeling. Ya es un clásico el volante multifunción forrado en cuero con base plana. La calidad del nuevo Vento es buena, no hay ni un mal encastre. En la zona superior los plásticos son blandos que continúan por las puertas delanteras. Cuenta con iluminación ambiental en diez colores (ver animación con todos los colores en GIF debajo). Cuenta con techo solar eléctrico con apertura en dos posiciones y cortina traslúcida, que para los veranillos que hubo la semana pasada es un elemento que agradecí tenerlo. 

El tablero que nos llega a nosotros está compuesto de cuatro instrumentos análogos con iluminación blanca y fondo rojo, con la computadora de a bordo monocromática donde podremos consultar consumo instantáneo, alertas de fallas, entre otras cosas. En otros países se ofrece con tablero digital como el de la Volkswagen Tiguan (leer prueba).


Al centro de la consola de encuentra la radio de 8" con el sistema Composition Touch de Volkswagen y sensor de proximidad. Cuenta con radio AM, FM, USB, lector de tarjetas SD y CD. Lo dije varias veces, es uno de los mejores sistemas del mercado tanto por velocidad y facilidad de uso. Tiene Apple CarPlay y Android Auto. 

Debajo de la pantalla se encuentra el climatizador automático "Climatronic" de doble zona sin salidas a las plazas traseras, algo que el Virtus si tiene. Debajo se encuentra el pomo de la transmisión rodeado de botones anulados. Tan solo tres son funcionales: el freno de estacionamiento eléctrico, el selector de modo de manejo y la activación o desactivación de los sensores de estacionamiento. 


El tapizado de los Highline es de cuero perforado. La posición de manejo puede ser encontrada de manera sencilla gracias a las regulaciones del asiento y volante. Son buenos para viajes largos, tanto los delanteros como los traseros que tienen apoyacabezas ya integrado menos el quinto asiento. Ya que hablamos del sector trasero, el espacio para las piernas es correcto. 

El quinto pasajero tendrá que ser un niño ya que hay un túnel de transmisión inmenso que incomoda, y en viajes cortos en lo posible ya que el respaldo es muy duro. Es un apoyabrazos para los ocupantes de los laterales realmente. En términos de seguridad para los más chicos, cuenta con anclajes ISOFIX y TopTheter para sus respectivas sillas. Además de contar en todas las plazas con cinturones inerciales de tres puntas.


El único impulsor ofrecido por ahora es el conocido 1.4 litros de cuatro cilindros en línea y 16 válvulas turbo, intercooler e inyección directa de combustible (TSI) que puede entregar 150 Cv de fuerza entre 5.000 y 6.000 rpm y un torque de 250 Nm entre 1.500 y 3.500 rpm. En nuestra unidad se acopla a una transmisión automática de convertidor de par Tiptronic con seis marchas y modo manual. La tracción es delantera.

El tanque de combustible es de 50 litros. En otros mercados cuenta con el sistema Start&Stop para ahorrar combustible y los consumos declarados son de 15,8 km/l en ciudad, 23,5 km/l en ruta y 18,6 km/l mixto. Muy pronto se presentará la versión GLI con un 2.0 TSI de 230 Cv con transmisión DSG.


En la práctica es un impulsor que no destaca por su respuesta, pero tampoco defrauda. La transmisión Tiptronic lo reduce en sus capacidades, ya que el problema comienza por ahí. Es una caja indecisa para todo, está permanentemente buscando y pasando marchas. A veces es mejor pasarla a secuencial y hacer uno mismo los pases de marcha para evitar los rebajes innecesarios de la transmisión.

Un ejemplo claro de ello son los adelantamientos. De sexta marcha baja a segunda a 6.000 vueltas de motor, donde ya no hay torque máximo ni cv de fuerza presentes para luego pasar a tercera. Reitero, es mejor hacer uno mismo los cambios cuando se trata de situaciones donde se requiera respuesta. En ámbitos urbanos, donde la conducción suele ser tranquila, el comportamiento es bueno.


Tiene cuatro modos de manejo: ECO, Normal, Sport e Individual. El ECO hace que en las salidas de los semáforos el auto arranque en segunda marcha y la respuesta del acelerador es lenta, justamente para ahorrar combustible, priorizando mantener el motor en bajos regímenes, haciendo los cambios entre 1.500 y 1.900 vueltas. El modo Sport es todo lo opuesto, el acelerador es ultra sensible a lo que requiera el pie derecho y extiende las marchas hasta las 2.500 y 3.000 rpm.

A 110 km/h el impulsor gira en D6 a 1.800 vueltas. En nuestras pruebas aceleró de 0 a 100 km/h en 9,5 segundos y gastó 7 l/100 km (14,1 km/l) en ciudad, 4,4 l/100 km (22,3 km/l) en ruta y 5,4 l/100 km (18,5 km/l) en ciclo mixto. Muy, pero muy reducidos consumos. Las recuperaciones en ruta de 80 a 110 km/h, en tanto, la logra en 5,98 segundos en tercera marcha, 6,43 segundos en cuarta marcha, 9,35 segundos en quinta y 11,86 segundos en sexta.


En la parte dinámica, sobre todo en ruta a alta velocidad, es muy fácil darse cuenta que detrás tenemos suspensión con barra de torsión. No se tendría que haber modificado, pero es entendible que quisieron reducir costos. De todas formas el auto va aplomado gracias al chasis MQB, conocido por  utilizarse en varios modelos del Grupo Volkswagen. En la ciudad es apenas perceptible la ausencia de la suspensión independiente. El confort de marcha es bueno, pero las llantas de 17 pulgadas están lejos de ser amigas de las calles de nuestro país.

La dirección asistida eléctricamente, como es clásico en los Volkswagen, es lo suficientemente rápida y directa ante los movimientos del conductor. Los frenos son de discos ventilados en el eje delantero y de discos sólidos en el trasero. Los mismos tienen un funcionamiento correcto, frenan al auto en distancias cortas pero dejando que las ruedas bloqueen más de lo esperado. Cabe mencionar que el ESP, en tanto, también tiene un funcionamiento brusco. ¿El problema? derrapes del eje trasero, nuevamente por contar con suspensión con barra de torsión en un auto de casi cinco metros de largo.


El equipamiento de seguridad de este nuevo Volkswagen Vento es muy completo, todo lo que equipa:
  • Seis Airbags
  • Frenos ABS
  • Distribución electrónica de frenado (EBV)
  • Asistente de frenado (BA)
  • Sistema de asistencia hidráulica de frenado (HBA)
  • Sistema de frenado multi-colisión (MKB)
  • Control Electrónico de Estabilidad (ESP)
  • Sistema de estabilización para remolques
  • Control Electrónico de Tracción (ASR)
  • Bloqueo electrónico del diferencial (EDL)
  • Sistema de regulación de motor (MSR)
  • Asistente de descenso y ascenso en pendientes (HDC/HHC)
  • Indicador de presión de neumáticos (TPMS)
  • Anclajes ISOFIX y TopTheter
  • Cinco cinturones inerciales de tres puntas con cinco apoyacabezas
  • Apoyacabezas delanteros activos
  • Anclajes ISOFIX y TopTheter para sillas infantiles
  • Luces Full-LED con proyectores y luces LED diurnas integradas
  • Faros camineros delanteros con luz de curva
  • Faro anti-niebla trasero
  • Luces traseras LED
  • Sensores de lluvia y luz
  • Alarma y bloqueo
  • Bloqueo en marcha
  • Cámara de retroceso
  • Sensores de estacionamiento delanteros y traseros

En tanto, en el apartado de confort equipa:
  • Climatizador automático de dos zonas "Climatronic"
  • Acceso sin llave y encendido por botón Keyless
  • Techo solar eléctrico
  • Cuatro levantavidrios eléctricos
  • Espejos eléctricos calefaccionados
  • Espejo retrovisor de acompañante con función tilt down para marcha atrás
  • Freno de estacionamiento eléctrico con función Auto Hold
  • Radio Composition Media de 8" con sistema App Connect y ocho parlantes
  • Selector de modo de manejo (Eco, Normal, Sport e Individual)
  • Selector de perfiles de manejo
  • Volante multifunción con regulación en altura y profundidad revestido en cuero
  • Control de velocidad crucero
  • Asientos delanteros con regulaciones lumbares y de altura eléctricos
  • Computadora de a bordo con pantalla de 3,5" monocromática
  • Iluminación ambiental configurable en 10 colores
  • Asientos traseros abatibles 40:20:40 y reclinables
  • Apoyabrazos central delantero y trasero
  • Tapizados en cuero perforado
  • Apertura del baúl a distancia

Al comienzo de la prueba hice una pregunta retórica, "entonces es este Vento, ¿es el sedán del Golf o auto de Tiguan?". La respuesta es sencilla: ninguna de las dos. Este Volkswagen Vento es un sedán ideado y creado por estadounidenses para su propio mercado. Hace falta ver para quien apunta este auto en dicho país: adolescentes que van a ir a la universidad y los padres le quieren comprar un auto. 

En Uruguay, este nuevo Volkswagen Vento auto apunta para un público completamente diferente: personas que aún creen en los sedanes como medio de transporte y no son precisamente jóvenes que están por ir a la universidad. Si vamos a las cifras de venta según ACAU, tan solo en el mes de agosto (mismo mes que fue presentado) vendieron 21 unidades y 11 eran Highline como la evaluada. Tiguan, en tanto, cerró el mes con 22 unidades, tan solo una más. 

Es un sedán que cumple muy bien con lo que las grandes masas de gente quieren que hagan los autos hoy, en 2018: que sea tecnológico, que esté bien equipado y que tenga un buen diseño. Cuando se logra entender esto de recién, es cuando se logra entender el porqué la ausencia de los elementos que ya mencionamos a lo largo de la prueba. 

Lo bueno:
  • Diseño exterior
  • Equipamiento de seguridad
  • Equipamiento de confort
  • Calidad de materiales utilizados en el interior
  • Respuesta en baja
  • Consumos
  • Recuperaciones en ruta
  • Capacidad del baúl
Lo malo:
  • Transmisión indecisa
  • Neumático de auxilio temporal
Precio y garantía:

0 Comentarios:

Publicar un comentario