Concepto realista: así es el Jaguar I-Pace

La denominación I-PACE en Jaguar la conocemos desde el año pasado, donde en el Salón Internacional del Automóvil de Los Ángeles se había presentado el Concept (ver nota). Ahora se presentó oficialmente para el Salón de Ginebra de 2018.

El primer vehículo cien por ciento eléctrico de la firma británica es un SUV. Se llama I-Pace y completa la familia de SUV´s que empezó con F-Pace y que le siguió el E-Pace. En términos de diseño no tiene ningún sobresalto a lo que veníamos viendo en la gama Jaguar, es decir, unos faros horizontales con firma de LED y ópticas Full-LED.

Mide 4,68 metros de largo y gracias a la máxima utilización de espacio, consigue un baúl de unos 656 litros de capacidad y pueden ser aumentados hasta los 1.456 litros abatiendo los asientos traseros. Gracias a su carrocería aerodinámica y a las tomas de aire activas, que se abren cuando los motores necesitan enfriarse, logra un coeficiente de tan solo Cx 0.29. Cuenta con un centro de gravedad bajo al contar con las baterías de litio de 90 kWh en el piso y el reparto del peso es perfecto, es decir, 50:50. 



Si, recién mencioné la palabra "motores", porque son dos. Uno en cada eje, es decir que cuenta con tracción a las cuatro ruedas. En conjunto logran una fuerza de 400 Cv y 696 Nm de torque desde el vamos. Puede acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 4,8 segundos, por lo que es el SUV de producción en serie más rápido del mundo, apenas por una milésima por encima del Model X P100D Ludicrous. 
La recarga de las baterías puede realizarse en cargadores de 100 kW y para obtener el 80% de la batería solo debemos esperar 40 minutos. Si la carga es con un cargador de 50 kW, este tiempo aumenta a 85 minutos, y si la carga es en nuestros hogares, con un enchufe de 7 kW demorará diez horas. La autonomía es de 480 kilómetros. 

Pasando al interior, se ubica una consola central flotante con una pantalla central de 12 pulgadas en alta definición y otra de 5,5 para controlar la climatización, estrenada por el Land Rover Velar (ver nota). En el volante, se encuentran unos controles táctiles que sustituyen a los clásicos botones para controlar la radio, control de crucero, entre otras funcionalidades.

Si hablamos de ayudas a la conducción, este Jaguar I-Pace cuenta con la mayoría de ellas puestas de moda en el último tiempo en los autos de lujo. Incluye la alerta de cambio involuntario de carril, control de velocidad crucero adaptativo, frenado anti colisión, alerta de tráfico cruzado, lector de señales de tráfico, alerta de punto ciego y entre otras. 
Se pueden apreciar las diferencias entre el Concept y el de producción. O justo eso no.

0 Comentarios:

Publicar un comentario