Es oficial: así es el Lamborghini Urus

El SUV de Lamborghini es una realidad. En la tarde de ayer, la firma italiana develó oficialmente al SUV más deportivo sobre la tierra hasta el momento.

Hace un mes que Lamborghini la viene anticipando mediante videos en las redes sociales. Y la espera valió la pena, al menos personalmente. El diseño generó controversias en todo el mundo, y a mi criterio, es sencillamente espectacular por donde se lo mire. Hereda la esencia del LM002 junto a la de los últimos deportivos de la marca. Y eso se ve reflejado en la línea coupé y aerodinámica de la carrocería, como en los faros y todas las molduras de los paragolpes. Las llantas que se muestran en imágenes son enormes, de 23". Las versiones de serie llevarán unas de 21", teniendo que pagar para las más grandes. 

Mide 5.112 mm de largo, 2.016 mm de ancho sin incluir los espejos y 1.638 mm de alto. La distancia entre ejes es de 3.003 mm. ¿el peso de esta SUV?: 2,2 toneladas. Al parecer el peso no es de mucha relevancia cuando se tiene un motor de 4.0 litros V8 a 90° Biturbo con 650 Cv a las 6.000 rpm y 850 Nm de torque desde apenas 2.250 rpm. El corte de inyección es a las 6.800 rpm. 


Se acopla a una transmisión automática y secuencial de ocho marchas y la tracción se dirige a las cuatro ruedas mediante un diferencial torsen central y un diferencial trasero con control activo de par. Con este conjunto mecánico, Lamborghini logró que las 2,2 toneladas del Urus aceleren de 0-100 km/h en tan solo 3.6 segundos, y que alcancen los 305 km/h de velocidad máxima. El consumo de esta mecánica se sitúa en los 12,7 l/100 km en ámbito de uso mixto. 

Los frenos son carbocerámicos, y cuentan con 10 pistones en el eje delantero y con 6 en el trasero. Estos logran detener en un 100-0 km/h a la Urus en tan solo 33,7 metros. La suspensión en tanto, es de aire adaptable con estabilización activa. El despeje mínimo al suelo es de 148 mm y el máximo es de 248 mm. El chasis lo comparte con el Bentley Bentayga y la última generación del Audi Q7.


El interior tiene muchas similitudes con el Audi Q7 y el Porsche Panamera. Todo el encanto que tiene en el exterior se pierde en el interior por una simple razón: densidad de botones y pantallas. Todos los materiales utilizados son de primera calidad, y se puede ver desde el cuero que usaron para las butacas e hilando más fino, en las superficies de tacto. En todas se encuentran insertos de fibra de carbono y aluminio. 

Los asientos son deportivos y cuentan con regulaciones eléctricas en 12 posiciones de serie, pagando un opcional se amplían hasta 18 y que suman ventilación y masajes. El asiento trasero se puede deslizar y plegar, aumentando la capacidad del baúl de los 616 hasta los 1.596 litros. 

El instrumental es completamente digital, al igual que en la consola central, que encontramos dos pantallas en las que se pueden comandar los mandos del climatizador y el sistema de infoentretenimiento del vehículo. Debajo de estas pantallas, se encuentra el selector de cambios junto al selector de modos de manejo.

En total son seis: Strada, Sport, Corsa, Snow, Off-Road y Sand. En el modo "Strada" la altura de la suspensión varía dependiendo de la velocidad, y es el modo de uso más confortable. Luego le sigue el "Sport" que garantiza la estabilidad a altas velocidades, endureciendo la suspensión y disminuyendo la altura. En el modo "Corsa" el Urus se vuelve más preciso y es donde consigue las mejores prestaciones. Los últimos dos no hace falta ni explicarlos, son para salir del asfalto. Lo que producen estos sistemas es que la estabilización activa sea más sensible a las imperfecciones e inclinaciones, y así poder lograr un gran confort de marcha aún en situaciones off-road. 

0 Comentarios:

Publicar un comentario