Audi RS 4 Avant: la historia continúa

Audi está presentando en el Salón Internacional de Frankfurt a la cuarta generación de un ícono de la marca, el RS4 Avant.
El diseño exterior del nuevo ''ícono RS'' como dicen desde Audi presenta un estilo simple pero agresivo, con un frontal dominado por la presencia de las tomas laterales y la gran parrilla central con la insignia quattro, un lateral con llantas de 19 pulgadas, y un remate trasero con un sutil spoiler, dos escapes importantes y un discreto difusor.

Cuenta con llantas de 20 pulgadas como opcional, así como de un sistema de iluminación denominado Matrix LED.


Pasando al interior, se repite la historia, no busca nada revolucionario, por destacar algo interesante, las butacas, con un estilo tirando más a ''bucket seat'', o de competición, así como el volante, de base plana y forrado en cuero agujereado y los apliques en fibra de carbono en varias partes del habitáculo.


El cuadro de instrumentos está a cargo del Audi Virtual Cockpit, o sea, es una pantalla, pero esto no es precisamente malo, la misma puede mostrar información sobre las fuerzas G, torque y presión de neumáticos. 


Aunque, lo que de verdad define a un RS es obviamente su apartado mecánico, en este caso porta un 2.9 TFSI, V6 Twin Turbo, eroga 450 CV y 600 Nm de torque, en un régimen amplio, desde 1900 a 5000 rpm. Este motor tiene 170 Nm de torque más que el RS4 Avant anterior. 

Estos números le permiten hacer el 0 a 100 km/h en unos para nada envidiables 4,1 segundos, llegando a una velocidad punta de 250 km/h, limitada electrónicamente, si se equipa el paquete opcional RS Dynamic llegará a los 280 km/h.

El sistema de tracción, como es obligatorio en un RS, es el ya más que famoso quattro, que está conectado a una caja de 8 cambios tiptronic. El peso es de 1790 kg, 80 kg menos que el modelo anterior. Como opcionales tenemos además la suspensión RS Sport plus, con el sistema Dynamic Ride Control (CRD), también tenemos frenos cerámicos y dirección dinámica con ajustes RS.