Informe: ¿premium base o generalista equipado?

Este eterno "problema" a la hora de comprar un cero kilómetro generalista muy equipado o un premium base. Hoy, le dedicamos un informe. 
A lo largo de los años, las firmas premium fueron bajando el precio de sus productos y no así la calidad de los mismos. Hoy, un BMW Serie 1 (foto cabecera) comienza en casi US$ 40.000. Hace cinco años atrás, un 116i con el motor de 1.6 litros y 136 Cv costaba casi el doble que hoy. A diferencia de aquel 116i, es que era un impulsor de cuatro cilindros. Hoy, el 116i ya está jubilado por el 118i, que se equipa con el 1.5 de tres cilindros con la misma potencia y torque que el 1.6. 

El precio del 118i hoy comienza en los US$ 38.900, pero solo hay un problema: tiene un equipamiento muy básico, conformado principalmente por climatizador automático, sistema multimedia, sensor de lluvia y entre otros pocos elementos de confort. Donde realmente ganan estos productos es en seguridad, ya que cuentan de serie con lo mínimo requerido para un auto premium (6 airbags, ESP, ISOFIX, etc.). 
Por otro lado, está el segmento de los autos generalistas que buscan ser premiums, y es el caso del Mazda3 (por citar tan solo un ejemplo; imagen de cabecera). Cuenta con un motor más grande aunque con menos torque (20 Nm menos), mismo equipamiento de seguridad, mucho más equipamiento de confort y es US$ 1.000 más caro que el BMW. 

Si bien la calidad del Mazda es buena, el BMW representa su origen como auto premium, y a la hora de comprar estos, una parte de lo que pagamos es la confianza hacia la marca. Por una parte, al BMW le podemos agregar equipamiento extra y/o personalizarlo a nuestro gusto, mientras que con el Mazda nos tendremos que conformar tal y como viene de fábrica configurado. Algunos de los ítems que se destacan del Mazda sobre el BMW podrían ser los faros Full-LED, sistema multimedia táctil con 9 parlantes BOSE, GPS, doble salida de escape cromada, cámara de retroceso, sensores de estacionamiento, climatizador bi zona, techo solar eléctrico y así puedo seguir bastante más. 
Cuando sucede esto, es donde uno tiene que ponerse a pensar lo mismo que comentaba al principio. ¿Pago equipamiento y calidad (45%/55%) o pago solo calidad y algo de equipamiento (85%/15%)? Hay marcas premiums en Uruguay que aún siguen con la filosofía de que un auto premium hay que pagarlo. Por más que al fin y al cabo esté al nivel de un generalista. 

Si hacemos un poco más de memoria, hace tan solo un par de años, la llegada del Ford Fusión al mercado fue toda una revolución para el segmento D de los premiums y generalistas. Si bien era un auto de estos últimos, estaba más equipado que un Clase C o que un Audi A4, tenía más motor y más equipamiento que aquellos, pero había solo un problema que lo tuvo que pagar (y mucho): estaba en la barrera de los generalistas. 

La decisión de comprarse un auto generalista o premium no se le presenta a todo el mundo en una circunstancia real de decisión, pero la respuesta aunque sea para "pensar un rato lo que haría" está en cada uno, y la discusión de optar por uno o por otro también. A criterio personal seguiría optando por el premium base, y por este motivo el título del informe en realidad es una pregunta hacia ustedes: ¿Premium base o generalista equipado?