Prueba: Chevrolet Onix Activ 1.4 M/T

Por cuatro días y 320 kilómetros nos subimos a la versión aventurera del Chevrolet Onix, denominada Activ. Las impresiones, como los consumos y prestaciones, a continuación.
(*)
Este producto (casi) que recién llegado al mercado (ver lanzamiento) ya pasó por nuestro garaje. Llega desde Brasil para competir en un escaso segmento, y no por tamaño, sino que por estilo. En la categoría del Onix Activ, se encuentran dos rivales. Por un lado se encuentra el (no la) Sandero Stepway, y por el otro el Hyundai i20 Active. Ambos con propuestas iguales al que vamos a evaluar hoy: ser un auto, con la suspensión levantada y un look aventurero.

El Onix Activ, es anunciado y publicitado en Uruguay con la frase "Conectate con tu lado aventurero", bueno, creo que ambos editores nos lo tomamos muy en serio y las fotos hablarán por si solas. Sin más, de esta forma arranca la prueba del Chevrolet Onix Activ, con el motor 1.4 SPE/4 de cuatro cilindros y la caja manual de cinco marchas. Si recordás, hace un par de meses estuvimos probando un Prisma Joy con la excusa de evaluar al motor 1.0 en conjunto a la caja manual de seis marchas (ver prueba acá), por lo tanto, la excusa de esta prueba es evaluar al 1.4, más que el auto en sí. 


La gama Onix recibió una actualización de mitad de vida hace un año exactamente, que lo dejó mucho más moderno exteriormente. Este Activ conserva ese diseño fresco pero tiene un "plus", este es el look aventurero que hoy en día está tan de moda y que puede gustar mucho o nada. A criterio personal, es el Onix más atractivo. Los faros son halógenos, pero diagonalmente llevan una firma de LED´s como luces de posición. A diferencia de otros que apenas al encender el auto se encienden automáticamente, hay que darle una vuelta al interruptor para que enciendan.  Las dimensiones de este Activ son de 3.933 mm de largo, 1.904 mm de ancho y 1.516 mm de alto. Con respecto a las otras versiones del Onix, este eleva la suspensión en 30 mm.

Lateralmente, la línea del Onix está intacta con respecto a la generación pasada. En la zona baja de las puertas y en los pasarruedas se encuentra un plástico negro con la misma intención, parecer off road y arriba del todo se encuentran unas barras portaequipaje de plástico negro y acabado metálico. Nuestra unidad era de color blanco (a mi parecer el más agradable), el cual hace lucir aún más estos plásticos por el contraste. Las llantas, son de 15 pulgadas diamantadas de diseño específico, que se calzan a unos neumáticos Michelin de la medida 195/65.  Posteriormente, los faros recibieron un nuevo diseño con líneas más rectilíneas que fluidas y redondeadas. Dentro cuentan con una nueva organización de las luces, donde solamente se deja un pequeño lugar para la luz de reversa y señaleros. 



El interior del Onix Activ es uno que ya todos conocemos, al frente del conductor tenemos el mismo tablero que tienen todos los Onix y Prisma con una iluminación azul que agrada más que aquella anaranjada de los Joy, tacómetro bien grande a la izquierda y el resto a cargo de una pantalla al costado del mismo, en donde podemos ver tanto la velocidad y la carga del tanque, además del resto de información que tiene la computadora de a bordo. Luego tenemos otra conocida, la central multimedia, con el sistema MyLink 2, con una gran cantidad de funciones y con conectividad para Android Auto y Apple CarPlay. Debajo encontramos los controles para el aire acondicionado manual, de correcto funcionamiento. 

La posición de manejo es un tanto elevada. Incluso en su punto más bajo sigue siendo muy alta, pero por lo menos lo compensa con la comodidad de la misma. La habitabilidad delantera es correcta, pero para los de atrás no está tan bien, a lo largo está aceptable para las dimensiones, y para el ancho no hay problema, dos adultos entran bien, pero donde quizás llegue a molestar un poco es a lo alto, ya que si pasas el 1.80m vas a ir tocando el techo.

Ya pasando por líneas generales, la calidad en general está bien, todos los plásticos son duros pero con un correcto tacto, la construcción está bien, tiene sus cosas mejorables, en encastres más que nada. La presencia del color naranja tierra le da su toque al interior, tanto por el plástico del panel frontal y el diseño de las butacas, intercalando goma, cuero y tela. Pero el punto negro está en la seguridad, la falta del quinto apoyacabeza y cinturón inercial de tres puntas, así como de anclajes para sillas infantiles, son elementos que ya mismo tendrían que empezar a tomar en cuenta. 

El baúl es bastante pequeño, tan solo 280 litros es lo que admite. Rebatiendo los asientos si se logra una superficie generosa de 1.020 litros. El auxilio es temporal de diferente medida. 

El motor que lleva este Onix Activ lo comparte con todo el resto de la gama. Estamos hablando del 1.4 litros SPE/4 ECO de 8 válvulas que es capaz de entregar 98 Cv de fuerza a las 6.000 Rpm y un torque de 127 Nm a las 4.800 Rpm. La única opción de transmisión es una manual de cinco marchas. Chevrolet no declara consumos ni prestaciones. El tanque de combustible es de 54 litros. 

En Brasil, es de serie una transmisión manual de seis marchas en toda la gama Onix, incluyendo esta versión Activ. Acá en Uruguay solo se encuentra disponible en los 1.0. Junto con el restyling de la gama, los motores también sufrieron cambios. En comparación con la generación anterior de este 1.4, este cuenta con nuevas bielas y pistones. Un nuevo módulo electrónico también se incorporó, siento este un 40% más rápido y potente y por último, el sistema de refrigeración y el de carga de las baterías también fue renovado.
En comparación con el 1.0, se lo nota más enérgico en la zona baja del tacómetro. A medida que la aguja sube es donde el motor comienza a sentirse más a gusto. En ciudad, se desenvuelve con soltura, tanto para afrontar avenidas o rotondas. En ruta si bien mejora respecto al Joy, se queda a medio camino. No tener la sexta marcha lo perjudica. En sobrepasos, no tendrá problemas, siempre teniendo en cuenta la potencia del motor. En cuarta  marcha, podremos efectuar una recuperación de 80-120 km/h en 14 segundos, mientras que si lo hacemos en 5ta este tiempo se va hasta los 20 segundos. 

A partir de las 3.000 vueltas es donde mejor se siente el motor, siempre con un funcionamiento progresivo. Si bien Chevrolet declara consumos para este motor, no los declara con la caja de cinco marchas, sino seis. Igualmente estos fueron medidos por nosotros, y los resultados fueron de 8,8 l/100 km en ciudad (11,4 km/litro) y de 6,4 l/100 km en ruta (15,6 km/l). Ambos correctos para la cilindrada, antigüedad del impulsor, ya que se viene utilizando la misma base que se utilizaba Chevrolet en los años 90 y peso, que es de 1.062 kg. En las prestaciones, la aceleración de 0-100 km/h más rápida que logramos fue de 12,6 segundos y la velocidad máxima fue de 168 km/h.


Los pozos los copia con bastante facilidad, al igual que los baches en la ruta. En curvas a alta velocidad se inclina como todo auto de suspensiones blandas, es decir, bastante, pero en ningún momento transmite inseguridad al conductor. Gracias a los 30 mm de mayor altura respecto al resto de Onix, nunca toca contra un pozo las partes bajas. La insonorización es muy buena gracias a los doble burletes instalados en todas las puertas. A 120 km/h el impulsor viaja a 3.600 Rpm y desde el interior se siente pero muy poco, igualmente aquí es donde se nota la ausencia de la sexta marcha, ya que va muy "enroscado". Los neumáticos en cambio, si son ruidosos a alta velocidad.

En el eje delantero nos encontramos con frenos de discos, mientras que en el trasero son de tambor. El funcionamiento de los mismos en conjunto al ABS es correcta. Donde empecemos a frenar seguido y fuerte, se notará una fatiga rápida y un recorrido de pedal mayor. Si salimos del pavimento, y nos vamos a la tierra y barro, nos encontramos con un producto que no está preparado para ello. Bueno, solo estéticamente. Los neumáticos no son de uso mixto, lo que podría dejarnos varados si intentamos meternos en la tierra. Al inicio de la nota, dije que ambos redactores nos habíamos tomado muy a pecho eso de conectarnos con nuestro lado aventurero (¿a alguien le queda duda de eso?), ya que en realidad es un auto hecho para la ciudad y caminos de tierra leves. 

Chevrolet, con este Onix Activ se mete en un segmento del mercado que ya está poblado, pero con algo diferente, esto diferente es la cantidad de equipamiento. La moda de SUVs y vehículos con look aventurero parece no terminarse, al menos por ahora. Si bien la gama Onix no piensa ser el más comercializado con este Activ, si busca ser líder en el segmento comentado anteriormente y   con este Activ apuntan de lleno al público joven que busca tecnología en conjunto a un diseño que sale de lo "siempre visto" en un auto del segmento B.
El equipamiento del Chevrolet Onix Activ se compone de:

Doble airbag frontal, Frenos ABS, EBD (distribución electrónica de frenado), Cuatro cinturones inerciales de tres puntas y central abdominal, Apoyacabezas delanteros y traseros regulables en altura, Aire acondicionado, Asiento del conductor con regulación en altura, Toma de 12V con encendedor, Comandos de la radio al volante, Faros oscurecidos, Espejos exteriores rebatibles manualmente, Guantera con iluminación, Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con función "One Touch", Control de velocidad crucero, Cierre centralizado, Luneta trasera con desempañador y limpia luneta, Parasoles con espejo y cobertor, Portarevistas en respaldo del acompañante, Tapizados en tela, Sistema "MyLink 2" con pantalla táctil de 7" con conectividad Bluetooth, Android Auto, Apple CarPlay, USB y cuatro parlantes, Cámara de retroceso, Trabas de seguridad para niños en las puertas traseras y Alarma e inmovilizador, Faros camineros delanteros, Espejos exteriores color carrocería, Parrilla con marco cromado, LEDs de iluminación diurna, Computadora de abordo, Espejos exteriores eléctricos, Sensores de estacionamiento traseros y Volante forrado en cuero.
Lo bueno:

  • Diseño exterior e interior.
  • Agilidad y progresividad del motor 1.4.
  • Confort de marcha.
  • Consumos del impulsor.
  • Conectividad y tecnología interior.
  • Equipamiento.
  • Garantía de 3 años o 100.000 kilómetros.
Lo malo:
  • En las pruebas de Latin NCAP obtuvo cero estrellas.
  • Ausencia de anclajes ISOFIX, como de un tercer cinturón inercial.
  • Neumático de auxilio de diferente medida.
  • Si bien el sistema de infoentretenimiento es completo, no tiene GPS.

Precio y garantía:

(*)Fotos: Bodega Bouza

0 Comentarios:

Publicar un comentario