Informe: La obsolescencia programada en los autos

Seguramente hayas escuchado eso de que los objetos tienen una fecha final programada y los autos no son la excepción. ¿Cómo afecta la obsolescencia programada en los autos? Te lo contamos, en el informe a continuación. 

Que autos eran los de antes, que antes se rompían menos, que tu cero kilómetro no aguantó el paso del tiempo y otros dichos que los escuchaste decir o dijiste alguna vez. Si bien hoy en día todo lo que compramos tiene fecha de comienzo y fin, muchos creen que por ser autos no. La obsolescencia programada abarca desde un tornillo, hasta la pieza de ingeniería más grande jamás creada. Muchos quizás desconozcan el significado de la palabra. Wikipedia lo define como "la determinación o programación del fin de la vida útil de un producto, de modo que, tras un período de tiempo calculado de antemano por el fabricante o por la empresa durante la fase de diseño de dicho producto, este se torne obsoleto (...)"

El ejemplo más claro sobre este suceso se explica con una lámpara. En 1879 tenían una duración de 2.500 horas, en 1924 esta duración se redujo a 1.200 hs. y un año más tarde a 1.000 hs. por temas comerciales. Menos tiempo de funcionamiento = más ventas. En los autos, esta obsolescencia programada comenzó a agravarse para el usuario cuando estos arrancaron a equiparse con computadoras, sensores eléctricos y demás.



Hoy en día, cuando comprás un auto cero kilómetro o usado pero de nueva tecnología, inconscientemente te estás enfrentando a lidiar con fallas en el sistema eléctrico en un futuro. Estas fallas no suelen ser como las que solucionábamos hace años. Sobre todo los autos con más carga tecnológica y premiums, estas fallas solamente podrán ser solucionadas en un taller oficial de la marca, bloqueando la falla luego de que la pieza o el problema fue solucionado mediante una computadora.  

Por la computadora que hoy en día todos los autos traen, es por donde los fabricantes le indican a cuantos kilómetros o tiempo (años, meses) la pieza empezará a fallar y romper, generalmente es cuando el tiempo de garantía dado por fábrica se termina. Cuando esta pieza se cambia, la computadora tiene que ser alertada de que fue reemplazada. En la mayoría de vehículos lo hace automáticamente, en otros hay que ingresar y "decirle" que una pieza nueva fue colocada. Cuando estas piezas, son las que no son fáciles de cambiar, es cuando es hora de deshacerse del auto y comprar otro. Por lo tanto, en este mini informe podemos comprobar que la mentalidad con la que fue creada la obsolescencia programada se cumple: comprar y tirar. Las personas ya se acostumbraron a ello.

0 Comentarios:

Publicar un comentario