Prueba: BYD S5 1.5TI G-I M/T

Por 290 km probamos a la última novedad de BYD en Uruguay. La S5 con el motor 1.5 Turbo de 152 Cv y caja manual de seis marchas (ver lanzamiento). Pasamos por mucha lluvia, frío y tierra, pero no me quiero adelantar. La prueba comienza de esta manera. (ver galería completa)

Lunes. 7AM. Día lluvioso y muy frío. Te toca probar una BYD S5. Ya tenés "todo" organizado y el clima hace su trabajo, impide que lo lleves a cabo todo lo planificado anteriormente. Esta es la crónica de un día de prueba en Motorblog, y también la introducción a la prueba. "Lunes. 7AM. Día lluvioso y muy frío". Sabés que tenés que retirar una BYD S5 a las 9AM, y que tenés que hacer todas las fotos, medir consumos y prestaciones bajo lluvia, mucha lluvia. Quizás aquellos que sepan lo que es el "ruido" en una imagen, habrán dicho "todas las fotos con ruido" en cuanto vieron la galería. Bien. Todo aquel que haya dicho eso, le voy a decir que está equivocado. Lo que ven no es ruido, es la lluvia que les comentaba recién. Cámara en mano, sin paraguas y a trabajar. 

Hasta ahí todo nada fuera de lo común, en realidad si, la lluvia que no paraba. Encontrar lugares para fotos, que no hayan autos, ni gente, pero que sea en un ámbito urbano puede ser un dolor de cabeza y más si no querés salir de Montevideo. ¿El resultado? el que ven en la pantalla. Por lo tanto, podríamos decir que probar esta BYD S5 fue toda una prueba de agua, dos redactores empapados, una SUV toda embarrada y una cámara al borde de romperse de tanta agua que le entró.

Como ya es costumbre, empezamos por el diseño exterior del primer SUV y también primer producto chino en ingresar a nuestro garage. Repasamos las medidas del mismo, las cuales son: largo x ancho x alto: 4.565 mm x 1.830 mm x 1.720 mm. Cuenta con una distancia entre ejes de 2.660 mm. Las llantas en tanto eran las de 17'', en neumáticos 225/65 R17 ya que era la versión menos equipada, denominada G-I.

Terminado con los números, pasamos a las impresiones que nos dejó el diseño. Hablando en líneas generales no es un producto desagradable, ni mucho menos, pero las cosas como son, tampoco es el mejor diseño que se ha visto, aunque sea algo que se ve bastante seguido, también podemos encontrar similitudes con otros productos de otras marcas, principalmente en el lateral.
Ahora en detalle, el frontal es el lado más agradable, con líneas rectas uniendo las ópticas principales con los camineros, ambos halógenos, y con leds para la iluminación diurna, los cuales tienen un plástico azul cubriéndolos, al igual que el proyector del faro, a nuestro parecer totalmente innecesario e incluso un poco feo visto de cerca, pero esto es tan subjetivo como uno quiera. 

El lateral como decíamos tiene líneas que podemos reconocer en otros modelos, pero son esas mismas las que la hacen más atractiva del lateral. El techo bicolor, le da el efecto de que se corta el color principal (blanco), que le queda realmente bien y que gracias a esto último, varios productos de otras marcas lo están adoptando. La zona posterior no tiene nada para destacar, a nuestro parecer el lado menos atractivo, más que nada por el plástico negro de abajo, junto a las luces que lleva, cortan la línea general del producto. Para los que se pregunten, si, tiene dos salidas de escape, camufladas atrás de las bocas metálicas.
Si pasamos al interior, vemos un ambiente ya conocido. Un volante de grandes dimensiones con controles para la velocidad crucero, el teléfono, la radio y la computadora de a bordo. En toda la zona superior, se encuentran plásticos símil cuero blandos, que se sienten de buena calidad. Ya si vamos bajando, los plásticos son duros pero en ningún momento se sienten de mala calidad. Cuenta con variados apliques metalizados, como en las manijas de las puertas y el pomo de la transmisión, pero que en realidad son de plástico.

A simple vista, todo se ve sólido, tan solo algunos elementos se sienten de inferior calidad, como los comandos para subir/bajar la temperatura del climatizador. Ya que hablamos del climatizador, hay que decir que tiene un funcionamiento muy sencillo. Enfría y calienta rápidamente de forma bastante callada. Las salidas de aire del mismo, nos recuerdan a las de los Mercedes-Benz de última generación, con ese diseño de turbina. Todas en plástico.  
El tablero da mucho de qué hablar. Está compuesto de dos instrumentos análogos y una pantalla a color. Es muy llamativo el juego de luces que nos hace el tablero cuando encendemos el motor. Una transición de cuatro colores hasta llegar al supuesto blanco, que en realidad tiene un tono más rosado, pero bien claro, apenas se nota si uno mira con atención. Además, desde los ajustes de la computadora, se puede seleccionar entre una paleta de varios colores partiendo desde este supuesto blanco, hasta llegar a un magenta. Quizás algunos lo consideren interesante y atractivo, para mi no era necesario.

Volviendo a la pantalla del tablero que comenté anteriormente, cuenta con dos medidores. Uno el del combustible y otro el de la temperatura de agua del motor. Esta pantalla tiene una muy baja calidad, tanto por resolución, como por el ángulo de visión. Es una pantalla que solo de una determinada manera se logra ver nítida y sin ese fondo blanco que es común en las pantallas de dispositivos baratos o antiguos. El tapizado es en cuero, por una parte en color negro, y por donde hay más contacto con el cuerpo, es un cuero perforado de color marrón que le sienta muy bien. Podría decirse que le da una mayor elegancia. Estos asientos, son correctos para viajes largos. No son ultra cómodos, pero tienen cierta dureza que al estar mucho tiempo en el volante, pueden llegar causar un dolor de espalda. 
La radio de la versión evaluada no tiene grandes destaques en su diseño, ya que solo se trata de una pantalla monocromática con funciones de USB, Micro SD y AUX, además de las AM y FM. Pero donde realmente se destaca es en la calidad de sonido. Es buena, muy buena, y más cuando se trata de parlantes sin ninguna firma internacional como Bose, por citar un ejemplo. Y para agregarle un plus a esto dicho anteriormente, uno puede ajustar manualmente los parámetros del sonido. Por todas las zonas bajas de la S5, se encuentran lámparas de iluminación ambiental que están constantemente encendidas. En la noche es donde se puede apreciar bien. 

En las plazas traseras ocurre lo mismo que con los asientos delanteros. Si bien no son los más placenteros para viajes largos, tampoco irán incómodos. En el tercer asiento, se encuentra un apoyabrazos con lugares para colocar botellas, por lo tanto este último respaldo es el más incómodo y duro. El espacio para las piernas es muy generoso a lo largo, y tres personas podrán acomodarse a lo ancho perfectamente. Otra ventaja de las plazas traseras es el casi imperceptible túnel de transmisión. Es casi nulo. Donde termina el apoyabrazos delantero, se encuentra un conector USB. Quizás al tratarse de un vehículo de gran espacio trasero, podría traer salidas de aire. 
Todas las ventanas se suben y bajan eléctricamente, pero solo la del lado del conductor tiene el sistema One Touch. El resto tendremos que subirlas y bajarlas manteniendo apretado el botón. Ya que hablamos de las ventanas, las traseras se bajan completamente y no 3/4 partes. Para cerrar el apartado interior, está bien construido. Mucho mejor de lo que uno se esperaría de un producto chino hace cuatro años atrás. En este producto les falta refinamiento a las perillas, manijas y botones en todo el habitáculo, pero en líneas generales está más que correcto. 
El único impulsor ofrecido en Uruguay, es el ya utilizado hace varios años por la marca china de 1.5 litros denominado BYD476ZQA con 16 válvulas, inyección directa turboalimentado que puede entregar 152 Cv a las 5.200 Rpm y 240 Nm de torque entre las 1.750 y 3.500 Rpm. En nuestra versión se acopla a una caja manual de seis marchas, aunque también se ofrece un automática de doble embrague con la misma cantidad de marchas.

El tanque de combustible es de 66 litros. Fábrica no declara consumos ni prestaciones. En otros mercados, se ofrece una versión híbrida con este mismo impulsor o con un motor 2.0 turboalimentado de 205 Cv y 320 Nm de torque. 
Pasamos al apartado dinámico, pero antes repasamos el esquema de suspensiones que lleva esta S5, al frente tiene un sistema McPherson, y la parte trasera en tanto es independiente multilink. Son suspensiones blandas, en ciudad filtra bien cualquier tipo de imperfección, tiene un andar muy cómodo, en ruta, al ser un producto alto (en despeje y altura propiamente dicha) se inclina bastante en las curvas más rápidas. Estamos frente a un producto que cuenta con ESP de correcto funcionamiento, por lo tanto no va a perder la línea por algún deslizamiento indeseado. 

Agregado a lo de antes, esto no es ni busca ser deportivo en ningún momento, el motor, aunque esté turbocargado, le falta respuesta en baja, donde le cuesta mover a la tonelada y media que pesa la S5, hasta no andar en un régimen en torno a las de unas 2.500 vueltas, es un motor que no va a reaccionar al instante, el turbo tiene mucho lag y sólo muestra todo su torque y potencia en un rango medio-alto del tacómetro, que es entre las 2.900 y 4.500 vueltas. Yendose más lejos de 4.300 vueltas, nos encontramos frente a un motor que tiene una ausencia de respuesta y potencia. Todo este turbo lag del motor dicho anteriormente, se debe gracias a que la tecnología utilizada ya es parte del pasado. Si el motor turbo fuese de última generación, si tuviera una mejor aerodinámica y si su peso fuera más reducido no sucedería. 
Hay un detalle que vale la pena añadir, y que es algo que a cualquier amante del mundo motor le tiene que gustar, el clásico silbido del turbo, que si, en este producto se siente, está bueno al principio pero es cuestión de tiempo para que te termine siendo un poco molesto. El tacto de la caja es bueno, con todas las marchas bien definidas, pero también tenemos que decir que para algunas personas podría ser bastante dura de más. Los frenos, en tanto, tienen un correcto funcionamiento.

A 100 km/h el impulsor viaja en sexta marcha en tan sólo 1.900 Rpm, mientras que si disminuimos la velocidad a 80 km/h, las revoluciones del motor bajan hasta 1.500 Rpm. Como es costumbre medimos la aceleración de 0 a 100 km/h, que nos dió 9,8 segundos, un tiempo correcto teniendo en cuenta que era un día lluvioso y que estamos ante un producto de 1.545 kg. Los consumos en tanto fueron de 9,8 l/100 km (10,2 km/litro) para la ciudad, 6,2 l/100 km (16 km/litro aprox.) en ruta. El de ciudad un tanto elevado, mientras que gracias a la sexta marcha en ruta, logra una cifra correcta. La insonorización es algo escasa en todos los ámbitos. El motor, comienza a producir un sonido que no desagrada en absoluto a partir de las 2.000 vueltas, pero para el tipo de producto que es, se agradecería una mejor aislación. Los neumáticos se tornan ruidosos en ruta, da igual que tan bien  pavimentada esté, son ruidosos. El ruido a viento tampoco está ausente, logra filtrarse bien por las pequeñas ventanas traseras. 
El equipamiento de la BYD S5 G-I se compone de:

Doble airbag frontal, Frenos ABS, Control de estabilidad (ESP), Control de tracción (TCS) Anclajes ISOFIX para sillas infantiles, Climatizador automático, cuatro levantavidrios eléctricos, Luces diurnas, Espejos eléctricos, Control de velocidad crucero, Radio con conexiones USB, AUX y Bluetooth, Tapizado en cuero, Volante multifunción forrado en cuero, Asiento trasero rebatible 60/40, Barras de techo, Entrada y encendido sin llave (Keyless), Cierre centralizado, Sensores de estacionamiento traseros, Limpiaparabrisas trasero y Faros antiniebla.
Antes de comenzar la prueba de esta SUV, realmente tenía prejuicios, de todo tipo. Cuando recién habían entrado los autos chinos a Uruguay, eran productos a los que todavía había que seguirlos puliendo para que se acercaran a la calidad y refinamiento de una marca generalista al menos. Estos mismos productos a los que le faltaba refinamiento, fueron los que en menos de un año más tarde hicieron un "Boom" de ventas gracias al equipamiento que ofrecían y el bajo precio. Esta situación comenzó a cambiar. Perdón, cambió. Si bien hoy se ven una inmensa cantidad de productos chinos en las calles, algunos pequeños y grandes rivales los fueron opacando.

Esta BYD S5 le da la espalda a todo el pasado de autos chinos en Uruguay, pero se queda a medio camino. Si bien la calidad de construcción y materiales está muy bien, tiene un solo pilar a mejorar, ese pilar se llama "NVH" (Noise, vibration, and harshness), que traducido quiere decir "Ruido, vibración y aspereza". Luego de pulir este pilar, podrán competir de lleno en el mercado. Retomando el comienzo de la conclusión, mis prejuicios fueron derrumbados por completo cuando ingresé y ví que la calidad y los materiales de construcción eran mejores que algunos productos de más de US$ 30.000. Esta nueva SUV que llega al mercado uruguayo, si bien el interior no es una maravilla en calidad, el motor no es lo mejor en elasticidad y el exterior no es de los más lindos, pero tiene un precio muy tentador para su segmento (C), donde compite con productos todos mayores a US$ 40.000, y que algunos ni ofrecen ESP y TCS de serie. Por lo tanto, esta nueva BYD S5 es aquella alternativa ideal "barata", para todas aquellas personas que requieren un vehículo del segmento C y que quieren entrar a la moda de las SUV. Que quieren un vehículo bien terminado en líneas generales y de una marca china muy conocida y confiable en Uruguay.
Lo bueno:
  • Diseño en general.
  • Calidad de materiales y construcción.
  • Habitabilidad trasera.
  • Calidad de sonido de los parlantes.
  • Capacidad del baúl.
  • Presencia de los controles de tracción y estabilidad.
  • Garantía de 5 años o 100.000 kilómetros.
  • Cinco estrellas en seguridad (C-NCAP)
Lo malo:
  • Ausencia de airbags laterales.
  • Respuesta en baja del motor.
  • Consumo urbano elevado.
  • Diseño lateral muy similar a otros productos.
  • Por el precio, podría ofrecer la central multimedia táctil de serie.
Precio y garantía: