Prueba: Mazda3 Sedán 2.0 Skyactiv-G A/T Extra-Full

Durante 300 kilómetros, evaluamos a la versión más equipada del renovado Mazda3 en Uruguay, denominada Extra-Full, con el motor 2.0 y caja automática. Además, hoy Motorblog cumple un año. (ver galería completa)
Hace un par de años, cuando no se esperaba el regreso de Mazda a Uruguay, se presentó en europa un vehículo que rompía con lo establecido y salía de la mano de Ford, para concentrarse exclusivamente en hacer diseños y autos cien por ciento propios. Este auto era el renovado Mazda3, que sería el segundo modelo de la firma nipona en utilizar la tecnología Skyactiv, luego de la CX-5.

Como bien dije al comienzo, cuando no se esperaba el regreso de Mazda a Uruguay, de la mano de Zenex pasó lo contrario. El primer Mazda en llegar a Uruguay, fue la premiada SUV CX-5, luego llegó el 3 junto a la BT-50 y el año pasado el 2, el cual ya probamos. (ver prueba Mazda2).
En julio del año pasado, el Mazda3 se actualizaba en Japón, con un leve cambio frontal e interior, con una mejora en la seguridad y equipamientos. El mes pasado, esta actualización llegó a Uruguay (ver lanzamiento), y es esta, la que vamos a probar a continuación.

En nuestro caso, es el Mazda 3 Sedán con el motor 2.0 Skyactiv-G de 155 Cv y el tope de equipamiento, denominado Extra-Full, que se acopla a una caja automática/secuencial Skyactiv-Drive de seis marchas con modo Sport.
Vamos con el diseño exterior, que al igual que los otros productos de la firma nipona tiene su lenguaje KODO, que le da una personalidad muy única al auto. En general no es un producto que levante un montón de miradas por la calle, aunque cuando alguien le clava el ojo se queda un rato mirándolo, es un producto atractivo que logra combinar agresividad y elegancia con una mano muy buena.

Ahora sí, vamos más en detalle, el frontal del auto es el que recibe el rediseño, que es básicamente un cambio en el diseño de las luces, que ahora además son full led. Casi toda la parte delantera se la roba la parrilla, muy bien lograda y que combinada con las luces le da un carácter muy fuerte al diseño.
El lateral presenta una cintura ascendente y 3 líneas más marcadas, parece que el auto fuera pura trompa, porque camufla mucho el pilar C con la caída del techo, igualmente el baúl tiene una capacidad de 414 litros. Las llantas, de diseño muy agradable, son de 18 pulgadas, calzan neumáticos 215/45 R18.

La parte trasera en tanto comparte sus similitudes con el frontal, el diseño de las luces tiene un aire muy parecido, las cuales también tienen tecnología led, que le aportan todavía más carácter al auto, encima de las luces, en la tapa del baúl, la gente de Mazda se tomó la libertad de darle un toque más deportivo añadiendo un mini "spoiler". 
Para el que se pregunte dónde está el escape, tiene salida doble, pero está escondido en la versión sedán, el hatch es quien se queda con el privilegio de los escapes visibles, mostrando mucho más la deportividad del modelo, o al menos, la que intentan mostrar.

Las medidas de esta versión Sedán, son 4.585 milímetros de largo, 2.053 milímetros de ancho y 1.460 milímetros de alto, con una distancia entre ejes de 2.700 mm.
El interior del Mazda3 es la antítesis del exterior. Donde veíamos líneas filosas y deportivas, pasamos a un interior sobrio y elegante, con pequeños detalles orientados a la deportividad. La calidad de construcción es muy buena, tanto las zonas blandas, como rígidas. Todo se encuentra agradable al tacto, incluso pequeños detalles que quizás no sean tan importantes, pero que suman a la sensación de calidad, como puede ser la amortiguación de la guantera y agarramanos.

Si vamos al volante, forrado en cuero, hubo un salto de diseño en cuanto a la versión anterior. Ahora presenta un diseño más lineal y no redondeado. En él, encontramos los controles para la radio, el control por voz y las llamadas. Por el otro, se encuentra el control de velocidad crucero. Detrás, contamos con levas de cambio. Estas solo funcionan cuando pasamos la transmisión al modo manual. Detrás de ellas, se encuentra el botón de encendido y apagado. 
En la zona superior de la consola central, se encuentra la pantalla táctil de siete pulgadas con el sistema MZD Connect, el mismo que ya probamos en el Mazda2. Este sistema de infoentretenimiento es uno de los más fáciles e interactivos de utilizar, ya que puede manejarse, como bien dice, mediante el táctil de la pantalla, o mediante los controles ubicados en la consola. Eso si, únicamente podremos utilizar la pantalla táctil cuando estamos estacionados o detenidos, al inciar la marcha, el touchscreen se bloquea, pudiendo manejar únicamente con los controles mencionados anteriormente.

La única forma de conectar un Smartphone es mediante Bluetooth. No cuenta con Apple CarPlay, Android Auto ni Mirror Link. No es que acá en Uruguay no se ofrezca. Ningún Mazda equipa de fábrica estos sistemas internacionalmente.
El sistema de audio, es un equipo BOSE con nueve parlantes y un woofer, el cual, es imposible no dedicarle al menos dos párrafos. Mediante el MZD Connect, podemos ajustar a nuestro gusto los bajos, agudos y todo lo que sea necesario para que el sonido sea exquisito. Tanto los bajos, como los agudos suenan muy bien, en ningún momento se percibe ningún tipo de interferencia o saturación del sonido.

Además, cuenta con BOSE Center-Point Surround-Sound Audiopilot, un sistema de cancelación de ruido que funciona de maravilla. Solo halagos para este sistema de audio. Además, al incluir lo mencionado anteriormente, logramos una aislación acústica de primer nivel cuando reproducimos algún contenido multimedia.
Si bajamos en el mismo sentido, nos encontramos con un climatizador digital de doble zona, con un funcionamiento correcto. No cuenta con salidas de aire traseras, lo que sería un "plus" de comodidad para los que viajen atrás y un diferencial en su categoría. Todavía más debajo del climatizador, se encuentra algo que quizás algunas personas aún utilizan, una lectora de CD´s. 

La transmisión, cuenta con las clásicas letras "P N R D", pero además, si en la posición "Drive" empujamos hacia la izquierda, pasamos al modo manual. Donde podremos controlar las marchas mismo de la selectora o, en las levas de cambio mencionadas anteriormente. Al lado de la palanca, se encuentra un pequeño "switch". Esta es la función Sport de la caja.
Sentarse al volante, no lleva mucho tiempo gracias a las regulaciones de la butaca como del volante. Los asientos forrados en cuero eran blancos en la unidad probada. Pero no se comercializan así, sino que los que tendrán aquellos que adquieran un Mazda3 Extra-Full será en cuero negro. Dejando de lado su color, son cómodos. Ideales para viajes de larga distancia.  El tablero, de fácil lectura, cuenta con un gran tacómetro en el centro y en un "rincón", se encuentra el display de la velocidad.

Cuenta con un Head-up display, una solución para no desviar la vista en ningún momento del camino, el cual indica la velocidad a la que vamos. En los asientos traseros, ocurre la situación a la que estamos acostumbrados. Dos adultos irán cómodos tanto a lo ancho, como a lo largo, ya el que tenga que viajar en el medio irá apretado por un túnel de transmisión falso y un tercer asiento, que en realidad es un apoyabrazos. Además, cuenta con anclajes ISOFIX y Top Tether para las sillas de los más pequeños.
El impulsor encargado de mover a este Mazda3 Sedán, es un 2.0 litros de 16 válvulas e inyección directa. Cuenta con la tecnología Skyactiv-G y es capaz de entregar 155 Cv a 6.000 Rpm y un torque de 200 Nm a las 4.000 vueltas.

La transmisión, es una automática/secuencial de convertidor de par, denominada Skyactiv-Drive. Cuenta con seis marchas y los modos manual y sport. La tecnología Skyactiv, es la alternativa a los ultra famosos motores con Downsizing. Como verán, es un motor aspirado de 2 litros. La solución para reducir los consumos de una mecánica tan grande, fue aumentando el radio de compresión a 14:1.
A mayor radio de compresión, mejor es el aprovechamiento de energía del combustible. También, se construyó un sistema de escape 4:2:1, como el que utilizan los autos de competición, para que los gases demoren menos tiempo en salir. El sistema de carga de las baterías que tiene, se denomina i-Eloop. Este sistema, desarrollado por Mazda, carga las baterías cuando el motor gira "libremente". Es decir, en el momento que no lo estamos acelerando. 


Seguimos con el motor, pero pasando a su comportamiento. Como buen auto japonés, es vueltero, pero en el buen sentido. Si bien no tiene el mejor desempeño en el rango de las 2000 rpm, se la aguanta bastante bien, siendo precisamente en este régimen donde más se le nota la ausencia de un turbo. No tiene esa explosión de torque que se sentiría en un motor turbocargado. El punto más brillante del motor es de 3.000 a 5.000-5.500 vueltas, donde responde con una soltura capaz de sacarte de algún aprieto en un par de segundos.
El corte de inyección, lo tiene a 6.500 rpm, que es acá, donde realiza el cambio. A pesar de ser vueltero, como decíamos antes, la insonorización del motor está muy bien lograda, recién pasando las 4.500 vueltas se hace sentir en el habitáculo, con un sonido muy agradable por cierto. La insonorización exterior en cambio es buena, pero no tan buena como la del motor, ruidos de motos por ejemplo, se van a colar sin problema alguno.


La combinación del motor con la caja automática es casi perfecta, hay veces que al salir medio apurado puede llegar a marearse un poco, pero esto no quita que tenga un rendimiento excepcional, no es una doble embrague pero no tiene nada que envidiarles, teniendo en cuenta que es una convertidor de par, su velocidad de respuesta es muy buena. Al pasar a modo "Sport" los cambios se estiran 850 rpm de lo que lo haría en el modo "normal". Este modo también da una mejor respuesta del acelerador y endurece la dirección. 
Lo dicho antes, en ciudad tiene un desempeño correcto en un régimen de 2.000 rpm con transiciones de marcha imperceptibles, pero basta con pisarlo a fondo para que la caja haga un rebaje y te pegue al asiento. En ruta en tanto va bien tranquilo con la 6ta a tan solo 2.000 vueltas, y si hay que adelantar a alguien, lo mismo de antes, a fondo y dejar que la caja y el motor hagan el resto con la máxima confianza.

Las prestaciones que declara fábrica, son de un 0-100 km/h en 8,9 segundos, consiguiendo una velocidad máxima de 215 km/h. Los consumos declarados, en tanto, son de 14,5 km/litro en ciudad, 18,5 km/litro en ruta, y un consumo combinado de 16,5 km/litro. Por su puesto, hicimos nuestras propias mediciones, y los mejores resultados fueron los siguientes.
Nuestro mejor tiempo de aceleración de 0-100 km/h, fue de 9,7 segundos y la velocidad máxima de 205 km/h. Los consumos, por su parte, si bien no son los mismos que Mazda declara, están bastante cerca. En ciudad, el mejor registro fue de 7,7 l/100 km, equivalente a unos 13 km/litro. En ruta, logramos unos 6.0 l/100 km, equivalente a 16,7 km/litro y en la medición combinada, el mejor registro fue de 7 l/100 km, lo que es equivalente a unos 14,3 km/litro. En todos los ámbitos, son muy buenos para una mecánica 2.0 y caja automática.

El desempeño de las suspensiones es un punto medio entre la deportividad y el confort, la forma más simple de explicarlo sería diciendo que son suspensiones blandas pero firmes, se vale de un esquema McPherson independiente con barra estabilizadora al frente, y atrás una Multi-link también con barra estabilizadora.
Se prende a las curvas rápidas muy bien, sin perder en ningún momento la línea o su sensación de agarre. A esto lo ayuda el G-Vectoring Control, que reparte el torque entre las ruedas delanteras para ayudarlo a doblar mejor.

En ruta va totalmente aplomado, viento cruzado no tendría que ser un problema para este Mazda3, en ciudad la firmeza de la suspensión puede dejar pasar algún que otro pozo o lomo de burro, y aunque esto es subjetivo, hay a quien se le podría terminar haciendo un poco incómodo en las calles poceadas de Montevideo. Los encargados de parar al auto son 4 frenos de disco, ventilados adelante y sólidos atrás, teniendo en cuenta que además del ABS y EBD, no están al nivel esperado, dan una ligera sensación de que se deslizan un poco más de lo esperado, esto es en ruta. En ámbito urbano funcionan bien.
Luego de recorrer más de 300 kilómetros con este Mazda3 Sedán, es hora de sacar una conclusión. Este, es el tipo de auto que cumple con (casi) todo lo necesario para ser el mejor de su clase. Este elemento faltante, es la confianza de las personas hacia la marca y su miedo a descubrir. Así como lo hicieron las personas que decidieron hacer la compra de un auto chino en su momento, las que tengan acceso a esta clase de vehículos tendrían que hacerlo. Si, son US$ 40.000, pero lo valen. 

Es entendible que cuando un producto como el Toyota Corolla no falla ni falló, la gente cambie de opinión. Pero vamos, es un auto divertido de usar en su modo más deportivo, y puede ser hasta el más cómodo con un uso tranquilo. Tiene sistemas propios de Mazda, como el G-Vectoring Control que redoblan la sensación al volante y de control sobre el vehículo que lo distinguen del resto.

Lo más:

  • Diseño exterior e interior
  • Calidad de construcción y materiales
  • Conjunto mecánico y sus consumos
  • Confort de marcha
  • Sistema de audio BOSE de nueve parlantes + woofer y Audiopilot
  • Equipamiento de seguridad completo
Lo menos:
  • Ausencia de alerta de punto ciego
  • Rueda de auxilio temporal
  • Ausencia de Apple CarPlay y Android Auto
El equipamiento del Mazda3 Sedán 2.0 Skyactiv-G A/T Extra-Full se compone de:

Frenos ABS+EBD y BA, seis airbags (frontales, laterales y de cortina), Control de estabilidad (ESP), Control de tracción (TCS), Anclajes ISOFIX para sillas infantiles, Cinco cinturones inerciales de tres puntas con cinco apoyacabezas, Asistencia de ascenso y descenso, Luces delanteras Full-LED con encendido automático, Faros antiniebla, Luces LED diurnas,   Climatizador bi-zona, Espejos eléctricos con señalero, Smart Key (acceso al vehículo sin llave), Smart Start (arranque del vehículo por botón), Pantalla táctil de 7", Sistema de audio BOSE con 9 parlantes + woofer con Audiopilot, Cámara de retroceso, Head-Up display, Control de velocidad crucero, Consola central con dos posavasos, Guantera con porta lentes, Volante multifunción con comandos de radio y velocidad crucero, Techo solar eléctrico, Volante con ajuste en profundidad y altura, Asiento del conductor con regulaciones eléctricas, Tapizado en cuero, Cuatro levantavidrios eléctricos con "One Touch" para el conductor, Bloqueo de puertas en movimiento, Luces de lectura individuales, Espejo retrovisor con ajuste automático de Día/Noche, Espejos interiores iluminados, Sensor de lluvia, Computadora de abordo con 5 funciones, Tacómetro y 2 odómetros reiniciables.
Precio y garantía:
  • Mazda3 Sedán 2.0 Skyactiv-G A/T Extra-Full: US$ 39.990
  • Garantía de 3 años o 100.000 kilómetros. Comercializa: Zenex S.A.