Informe: Transmisiones automáticas

Las transmisiones automáticas están "invadiendo" el mundo de las cajas manuales. En países como Estados Unidos, son más los autos automáticos que manuales. En Uruguay, hasta hace poco la oferta de vehículos con transmisión automática era reducida, pero hoy, eso está cambiando. 

Marcas como Honda, en Uruguay, están reduciendo su gama de vehículos con caja manual, dejando como única opción con esta, a el Fit, por ejemplo. Otras, simplemente equipan con cajas automáticas a los modelos en su versión tope de gama o por motivos de accesibilidad ofrecen el mismo modelo con el mismo equipamiento, con ambas. Por último, hay vehículos que no se puede elegir el tipo de transmisión.

Los tipos de estas transmisiones automáticas hoy en día son cuatro. Encontramos la "clásica" caja automática con convertidor de par, las manuales robotizadas, las doble embrague y por último, las CVT de variador continuo.
Las automáticas con convertidor de par, son las más "comunes". Este convertidor de par, es el encargado de comunicar al motor con las ruedas mediante unos engranajes ubicados dentro de la caja. Hace uno años atrás, estas cajas con convertidor de par, se destacaban por ser muy bruscas al momento de paso de marchas por la alta presión que le generaban en motores poco potentes. Hoy en día, algunas marcas solucionaron este problema, utilizándolas solamente en sus vehículos que cuentan con una potencia considerable u optimizándolas para el correcto funcionamiento con motores poco potentes.

Estas transmisiones, también alteran el consumo del vehículo. Quizás recuerdes, pero cuando probamos el nuevo Chevrolet Cruze destacamos los consumos. No solo por la mecánica de baja cilindrada, sino que la caja se "entendía" muy, pero muy bien con el motor y el pie derecho si de economía se trataba, pudiendo recorrer hasta 18 kilómetros por litro, esto se debe a la 6ta marcha. Varios fabricantes, están implementando una "moda" de hacer transmisiones de hasta nueve velocidades. Esto se traduce en: mayor cantidad de relaciones + menos rpm = menor consumo.

Las de doble embrague se llevan todos los "premios". Dos embragues son los encargados de realizar las transiciones de marchas en milésimas. Por un lado, se encuentra un embrague para las marchas pares y otro para las impares. Cuando la caja engrana una marcha par, el otro embrague ya está "listo" con la marcha impar, y así sucesivamente. 

Las "preferidas" por los usuarios de estas cajas, son las del grupo VAG por la rapidez y suavidad de funcionamiento que tienen. Los que han probado los modelos RS de Audi en modo "Dynamic", nos comentaron que es muy bruta, pegando tirones a causa del desacople y acople brusco de los embragues. 
Las de variador continuo, más conocidas como CVT están formadas por dos poleas de tamaño variable, unos conos que se pueden alejar y acercar entre ellos mediante una cadena, que es esta, la encargada de comunicar el motor con los engranajes de la caja. Hoy en día, varias marcas como Toyota o Subaru, están cambiando la sensación de manejo con estas cajas al agregarle marchas simuladas. Es decir, para obtener una conducción más "normal" a una automática con marchas, mediante una configuración eléctrica del variador, simulan marchas. (Ver video de funcionamiento)
Las cajas manuales robotizadas son las menos frecuentes de las tres que nombramos anteriormente. Básicamente, consiste en la automatización del embrague y las marchas. La única diferencia que podemos encontrar frente a una caja automática con convertidor de par es que el pase de marchas es brusco, teniendo que dejar de presionar el acelerador por un momento. Otra diferencia con las automáticas convencionales, es que al dejar de pisar el freno y colocarlo en "D", el auto no se va a mover hacia adelante, requiere de la presión del acelerador para comenzar el movimiento.

Cajas como la Powershift de Ford, están compuestas por dos embragues, funcionando igual que las doble embrague que hablamos anteriormente, logrando un pase de marchas más preciso, rápido y eficiente.

0 Comentarios:

Publicar un comentario