Prueba: Chevrolet Cruze Sedán LTZ+ A/T

Por cuatro días probamos el Chevrolet Cruze, un sedán de segmento C que esconde mucho más de lo que muestra. La prueba, a continuación. (Ver galería completa acá).



Durante 500 kilómetros estuvimos probando a el último sedán de General Motors lanzado en el mercado local y producido en Santa Fé, el Cruze, con el motor 1.4 turbo Ecotec de 153 Cv acoplado a la caja automática de seis marchas denominada "GF6" y el único nivel de equipamiento ofrecido por ahora, el LTZ Plus.
Repasemos algunas características.
Cuenta con un motor 1.4 litros turbo e intercooler de cuatro cilindros, inyección directa 16 válvulas con distribución por cadena. Erroga 153 Cv a 5.000 Rpm con un torque de 245 Nm a 2.000 Rpm. La aceleración 0-100 la logra en 8,5 segundos (según GM). Mide 4.6 metros de largo,  1.8 metros de ancho y 1.5 metros de alto. La transmisión es únicamente automática de seis marchas "GF6" y la dirección es asistida eléctricamente.
El exterior del auto es totalmente nuevo, ni la palabra restyling o facelift se ajustan a este nuevo Cruze, es por esto que se le puede denominar Cruze de segunda generación, no comparte nada con el anterior. La nueva plataforma en la que se monta este nuevo producto de General Motors se denomina D2XX y es 113 kg más ligera que la anterior. Sin duda alguna, es muy (muy) llamativo, la gente lo observa (y bastante). Lo miran aún más cuando lo estacionas al lado de la generación anterior y nunca falta el "linda maquina, che, motor 2.0 no?"

El frontal del Cruze, tiene unas líneas similares a los sedanes que encontramos hoy en día en el mercado, eso no quiere decir que tenga un diseño copiado a uno u otro. Chevrolet apostó por líneas deportivas, modernas y agresivas (si, agresivas) ya vistas en Volt, pero en este caso más definidas y no tan fluidas. El porta-patentes ubicado en el centro de la parrilla central creemos que interfiere en la correcta refrigeración del auto, pero en ningún momento tuvimos problemas de temperatura. 
En todo el frontal del auto vemos la figura que forman los faros de iluminación diurna LED, ya sea en donde se ubican los antinieblas o en la parrilla central donde se ubica la matrícula. Personas nos llegaron a decir "se pusieron las pilas los japoneses" hasta que se dieron cuenta que estaban frente a un producto de General Motors, quedaron boquiabiertos, y tienen un porqué, Chevrolet hace un buen tiempo que no presentaba en Uruguay con unas líneas así. Simplemente, el frontal está muy bien logrado.

Ya que mencionamos las luces, nos costó entender el funcionamiento de las LED diurnas, hasta que nos dimos cuenta de que tienen doble potencia, es decir que pueden iluminar "poco" o iluminar "mucho". Pero cuando giramos la perilla que las enciende hacia la derecha, se encienden unos faros halógenos de proyector de correcta iluminación con regulación de altura desde el habitáculo.
El lateral es la parte más llamativa de todo el Cruze, tiene unas líneas fluidas (como el logo de Motorblog) y no tan repentinas como el anterior, con unos parabrisas "más" horizontales que lo normal en este segmento C. También el capó del auto es bien bajo y la batería está atrás, es por esto, que el Cruze tiene un coeficiente aerodinámico de Cx 0.29. Yendo a la parte trasera del vehículo, el baúl está muy bien camuflado, solo falta que abras y veas que es grande (no inmenso), pero cumple para llevar equipaje con los 440 litros. En el evento de lanzamiento, igualmente nos había parecido más grande.

Las llantas de 17 pulgadas oscurecidas le sientan muy bien (con el color blanco de la carrocería aún más), además cuenta con neumáticos de perfil bajo de la medida 205/55 R17. Un faltante es el techo solar, pero este, lo dejaron para la versión hatch que aún no se presentó pero que ya hay imágenes espías.
En las manijas de las puertas encontramos el acceso sin llaves (Smart Key) camuflado en una línea cromada, en los marcos de la puerta también encontramos cromados, una banda rodea ambas ventanas y luego en la unión de las puertas se encuentra un plástico negro. Algo curioso es la apertura del tanque de combustible, quien escribe pensó que la apertura se efectuaba desde el interior, pero no. Para abrir el tanque solo hay que presionar sobre él y listo, tanque abierto. Tampoco hubo la necesidad de abrir muchas veces el tanque, solo una pero luego verán porque.

De la parte trasera es donde menos hay para hablar, sigue las líneas del frontal. Los nuevos pilotos traseros que siguen las líneas del auto, son de luces convencionales, no hay iluminación LED dentro de ellos. Solo encontramos un LED encima de la matrícula. 
Al ingresar al nuevo Cruze, encontramos un interior totalmente nuevo, con asientos tapizado en cuero, denominado "Dark atmosphere" (de "dark", nada) que brinda un buen nivel de luz al habitáculo, pero que es muy fácil de manchar, mismo el roce diario de un pantalón le va dejando manchas (fáciles de sacar). Todo es claro, las teclas de abertura/cierre de vidrios, comandos en el volante, en fin, el interior es una combinación de blanco, gris y algunas partes mínimas en negro.

Está compuesto de plásticos duros en su mayoría y de apliques blandos en simil cuero donde uno más toca (ejemplo: botón de encendido). Pero más arriba de este símil cuero, encontramos el plástico duro, que al ser blanco se nota bastante el cambio de material. 
La pantalla central "MyLink2" de 8 pulgadas es la vedette del interior. No hay alguien que se haya subido al auto y no la haya tocado (buena señal). Cuenta con varias funciones, desde las más clásicas como radio y GPS, hasta la posibilidad de conectar un dispositivo iOS o Android mediante Apple CarPlay o Android Auto, en otros países como Argentina cuenta con OnStar, el servicio de asistencia en línea de GM.

En ambos casos, nos permite reproducir música, ver mapas, configurar el GPS, llamar/cortar y ver mensajes. Eso sí, en CarPlay podemos tener una buena charla con Siri, la asistente virtual de Apple. Un dato curioso saliendo de toda la tecnología que trae esta pantalla, es que se puede apagar la mientras conducimos ya que de noche puede resultar algo molesta sobre todo por el brillo.
El climatizador automático ubicado debajo de los comandos de la pantalla es extremadamente fácil de usar y de correcto funcionamiento, enfriando o calentando rápidamente. Solamente es tomarse la sencilla tarea de presionar el botón que dice "Auto", poner la temperatura deseada y dejar que trabaje por sí solo enfriando o calentando hasta llegar a la temperatura seleccionada. Quizás podrían haber puesto salidas de aire en los asientos traseros.

Debajo del climatizador tenemos entradas USB, AUX y un toma de 12V (atrás también) y los botones para conectar/desconectar el control de tracción, activar/desactivar el estacionamiento automático (no lo usamos en toda la prueba) y para desactivar/activar los sensores de estacionamiento.
El Chevrolet Cruze cuenta con un cargador inalámbrico, pero no pudimos ver su funcionamiento ya que solo está disponible para los últimos equipos Samsung. El pomo de la transmisión es una de las partes forradas en cuero negro, en nuestro caso automática con las clásicas letras P-R-N-D y a la izquierda los clásicos +/- para pasar las marchas de forma "manual"

Los asientos delanteros como los traseros, son cómodos. La butaca del conductor es fácilmente regulable gracias a los comandos eléctricos ubicados a un lateral. Además se puede regular en altura, pero el asiento del acompañante no. Los asientos que dan hacia las ventanas son excelentes para viajes largos, el central no, ya que en realidad es un apoyabrazos, entonces es un respaldo muy duro que no es para nada cómodo, pero tiene un quinto apoyacabezas. El volante también se puede regular en altura y profundidad con bastante recorrido para ambos lados.
La distancia que hay entre el los asientos traseros y delanteros es generosa, adultos no van a estar tocando el respaldo del los asientos delanteros. Donde el Cruze es acotado es en la distancia al techo, al estar tan horizontal la luneta trasera hace que mayores a 1,84 metros vayan rozando el techo. En los asientos traseros encontramos anclajes ISOFIX para sillas infantiles y adelante, nos permite desactivar el airbag del pasajero insertando la llave en una especie de cerradura en caso de que llevemos una silla infantil.

Encima del volante, se encuentra la señal lumínica que nos indica que estamos ante una futura colisión con un vehículo delante nuestro, además por si no vemos esta alerta en el parabrisas, el vehículo nos avisará mediante un sonido. El instrumental está compuesto por cuatro agujas (por suerte), de un diseño agradable. A la izquierda se encuentra el tacómetro y a la derecha el velocímetro. Arriba de ellos, se encuentra la temperatura y la cantidad de combustible. En el centro vemos la pantalla de 4,2" a color, en ella podemos observar la presión de los neumáticos, velocímetro, odómetro parcial o total, entre otras funciones.
El corazón de este Chevrolet Cruze es nada más y nada menos que un 1.4 litros turbo e intercooler de cuatro cilindros, inyección directa 16 válvulas con distribución por cadena. Eroga 153 Cv a 5.000 Rpm con un torque de 245 Nm a 2.000 Rpm, la transmisión puede ser únicamente una automática "GF6" de seis marchas por ahora. Según General Motors puede acelerar de 0-100 km/h en 8,5 segundos con esta caja automática. También cuenta con el sistema Start&Stop y el tanque de combustible es de 52 litros.

Este motor, es suave y tranquilo, pero cuando el conductor exige es impresionante la respuesta del motor/caja para conseguir el mejor cambio y demostrar que este 1.4 Turbo no le envidia nada a motores más grandes también turboalimentados (y por no decir más nada).
También es cierto que desde el exterior el sonido del motor no es agradable en ralentí. El gran dilema, el turbo. Tenemos que admitir que en Motorblog no nos habíamos quedado con buena cara luego de no escuchar el turbocompresor "chiflar" en el primer contacto, por eso mismo, fuimos decididos a hacer sonar al turbo, objetivo cumplido.

Desde el interior es imperceptible, pero estando en el exterior y prestando mucha atención, cuando el auto sale "apurado" se logra sentir el clásico silbido al turbo, quizás solamente sea producto de mi imaginación, nunca lo sabré.
Empezando el apartado dinámico pero siguiendo con el motor, el "motorcito" de 1.4 litros con la caja automática es suave a bajas vueltas. Pasando las 1.500 rpm da gusto acelerar el auto y sentir como entra en acción el turbo. El mil cuatro tiene "veneno" oculto, es solo pisar a fondo el acelerador y ver cómo trepa en vueltas llegando a las 5.500 rpm fácilmente. Es imposible no dedicarle un halago a este 1.4. A 110 km/h en 6ta va a tan solo 1.900 vueltas, lo que quiere decir que tiene un consumo bajísimo. En ciudad recorre unos 13,5 km x litro, en ruta 17,8 km x litro y mixto 15,6 km x litro.

Chevrolet declara una aceleración de 0-100 km/h en 8,5 segundos y una velocidad máxima de 212 km/h. A nosotros la aceleración de 0-100 km/h nos dió un tiempo de 8,6 segundos y la velocidad máxima registrada fue de 205 km/h. 
En velocidad de ruta, el motor va relajado gracias a la 6ta marcha, pero cuando tenemos que repasar a un camión (por ejemplo), solo tenemos que pisar el pedal del acelerador a fondo, en modo "Kick-Down" y ver como la caja baja de 6ta marcha a 4ta o 3ra para poder superar al obstaculo rapidamente y pegándonos al asiento, haciéndose notar los 245 nm de torque que lleva esta mecánica turboalimentada.

El confort de marcha en ciudad es correcto, la suspensión en conjunto a los neumáticos de perfil bajo copian mucho las imperfecciones cuando el pavimento está en mal estado. Ya que hablamos de los neumáticos, son de la medida 205/55 R17 Bridgestone. No son neumáticos silenciosos, en ruta parece que chiflaran y cualquier cambio de material nos lo transmite al interior haciendo ese ruido molesto a partir de los 90 km/h. La dirección es demasiada asistida en ciudad, pero en ruta ya se endurece siendo más cómoda para el conductor.
El sonido del motor en el habitáculo es nulo, no se siente prácticamente. Al iniciar la marcha tampoco es ruidoso, recién se empieza a sentir en el habitáculo pasando las 4.000 vueltas sin llegar a ser molesto.

La caja además cuenta con un modo "manual", que nos permite controlar los pase de marchas. Este modo manual tiene un funcionamiento bastante raro, pero entendemos que es para preservar la vida útil del motor. Por ejemplo: No podemos hacer rebajes arriba de las 4.000 vueltas, sin embargo nos deja iniciar la marcha en 3era y saltandonos el primer y segundo cambio pareciéndose una CVT a medida que agarra velocidad. Ya que hablamos de una CVT, esta caja no le envidia nada, es suave como una continuamente variable por el pase de marchas.
En curvas a alta velocidad parece estar pegado al pavimento, incluso se nos ocurrió intentar pasar una rotonda a 80 km/h (prohibido decirlo), lo hicimos y en ningún momento perdió tracción ni estabilidad (gracias a ESP y TCS). La suspensión cuando agarramos estas curvas a alta velocidad responde bien, no se inclina demasiado, dando una sensación de firmeza y rigidez que nos hace pensar que estamos ante un producto diferente y no un sedán dirigido al confort.

No pasa lo mismo cuando aceleramos, cuando lo hacemos, el baúl parece pegarse al suelo (como podrán ver en las fotos) y al frenar, el auto no se inclina para nada hacia adelante, solo lo "normal". Ya que hablamos de los frenos, el Cruze cuenta con discos en las cuatro ruedas, adelante ventilados y atrás sólidos. El freno de mano también funciona muy bien. (si te queda alguna duda de esto último podés mirar la siguiente imagen).
El sistema ABS tiene un correcto funcionamiento, deteniendo al vehículo en distancias cortas. Luego de hacer varias pruebas de frenado 100-0 km/h notamos que los frenos no se fatigan tan rápidamente como suele pasar en la mayoría de los autos. Un "defecto" que encontramos en los cuatro días de prueba, es que siempre que frenamos, suenan las pastillas y a lo largo del tiempo, puede convertirse en un ruido molesto.

Otro punto a mejorar es la aislación acústica exterior y de los neumáticos. Como ya dije antes, los neumáticos hacen ruido y se transmite al interior en gran cantidad.
El asistente de carril funciona muy bien, incluso toma las curvas por si solo. Entre este asistente y el control de velocidad crucero podríamos decir que el auto se vuelve autónomo, ni acelerar ni doblar, solo frenar. Es un asistente de mantenimiento de carril no un sistema que dirige el auto por si solo, asi que no hay que confiarse demasiado, pero como dije antes funciona correctamente.

El "Park Assist" no tuvimos necesidad de usarlo, pero en la presentación vimos que funcionaba correctamente, igualmente una persona lo puede hacer más rápido y en menos maniobras.

El equipamiento del Chevrolet Cruze LTZ Plus A/T es: Frenos ABS, EBD, Control de estabilidad (ESP), Control de tracción (TCS), Indicador de la presión de los neumáticos en las cuatro ruedas (TPMS) ,Doble airbag frontal, Doble airbag lateral delantero, Airbags de cortina, Cinco cinturones inerciales de tres puntas, Cinco apoyacabezas, Ganchos ISOFIX y TopTheter, Asiento del conductor con regulación en altura, Volante multifunción regulable el altura y profundidad forrado en cuero, Asientos traseros rebatibles 60:40, Cuatro alzacristales eléctricos, Bloqueo con mando a distancia, Espejos eléctricos con función de desempañado, Espejo retrovisor electrocrómico, Tapizados en cuero "Dark Athmosphere", Climatizador automático, Central multimedia "MyLink2" con pantalla de 8" táctil con Apple CarPlay y Android Auto, Comandos por voz, Seis parlantes, Camara de retroceso con sensores de estacionamiento traseros, Computadora de abordo de 4,2" a color, Encendido automático de luces, Luces halógenas, Faros camineros delanteros, Faro anti-niebla trasero, Encendido del motor mediante control remoto, Sistema inminente de colisión frontal, Alerta de cambio involuntario de carril, Sistema de medición de distancia con el vehículo delantero, Alerta de ángulo ciego, Asistente de estacionamiento automático, Luces altas con sistema anti-encandilamiento automático, Asiento del conductor con regulaciones eléctricas, Cargador inalámbrico para celulares y llantas de 17 pulgadas oscurecidas.
La conclusión que podemos sacar de este nuevo Chevrolet Cruze es que esta orientado para personas mayores que buscan un auto cómodo, tranquilo y al mismo tiempo ágil. La unidad que probamos era de pre-serie, por lo que tiene varias cosas a mejorar, por ejemplo los encastres en el interior, suponemos que las versiones que uno va y compra tienen mejores terminaciones. Sin duda alguna, lo mejor del auto es el motor 1.4 Turbo en conjunto a la caja automática de seis marchas: Consume (muy) poco y es suave. 

Pero cuando pisamos el acelerador suelta los 153 cv y los 245 nm de torque pegándonos al asiento rápidamente. Como dije al principio de la prueba, "un sedán de segmento C que esconde mucho más de lo que muestra", nunca me imaginé que un 1.4 litros turbo fuera a "tirar" de la manera que tira este. Más allá de que uno mira el auto y lo que menos piensa es que tiene un motor de esa cilindrada dentro. 
Lo más: - Los consumos y rendimiento de esta mecánica Ecotec de 1.4 litros Turbo en conjunto a la caja "GF6".
- Equipamiento de confort que trae este nuevo Cruze, además de la tecnología que incorpora por el precio, ninguno en el mercado equipa tanto por 36 mil dólares.
- Confort de marcha en ciudad y en ruta más allá de que los neumáticos se vuelvan ruidosos.
- Comportamiento en curvas a alta velocidad, de no creer lo que se agarra este nuevo Cruze.
- Habitabilidad trasera generosa para las piernas
Lo menos: -  Las terminaciones del auto podrían ser mejores, al igual que los plásticos utilizados en el interior.
- Neumáticos ruidosos a alta velocidad
- Auxilio temporal de distinta medida
- Poca distancia al techo en las plazas traseras, mayores a 1,84 metros van a ir rozando.
- Faltante de ópticas de Xenón y techo solar eléctrico 
Precio y garantía: 

Chevrolet Cruze LTZ+ A/T: US$ 36.990

La garantía es de 3 Años o 100.000 kilómetros.